¿Cómo son los pies de los niños?

Los pies de nuestros bebés, durante los primeros meses de vida, tienen la función de informar del mundo exterior al bebé. El bebé recibe información de todo lo que toca con ellos (textura, dureza, temperatura, …) Esta sensibilidad  se conoce como exteroceptiva y hasta los 8-9 meses de vida es mayor y más precisa que la de la mano.

Cuando el bebe llega a su fase madurativa y se pone de pie (alrededor de los 12 meses) A partir de entonces, van perdiendo, progresivamente, esta sensibilidad y ganan otra, la conocida como propioceptiva, que es la que informará a nuestro cerebro de nuestra posición y de los cambios de postura.

Los pies de los niños están en continuo crecimiento y desarrollo. Hasta los tres o cuatro años, visiblemente sus pies son planos por el cúmulo de grasa en la zona plantar. Aunque deberemos consultar con un especialista  cuando veamos alguna anomalía, como pisadas incorrectas, desgaste inusual en alguna parte concreta del zapato, dolor en sus pies y piernas o caídas a causa de su manera de pisar o de meter las rodillas.

Algunos expertos recomiendan que el bebé que no anda no lleve zapatos. Si bien es cierto que lo mejor es dejar los pies “a su aire”, Por eso, veremos qué calzado se puede utilizar para no afectar el desarrollo natural de los pies del bebé que están en continuo crecimiento en época de frío.

Lo mejor para el bebé que gatea es estar descalzo, o con unos calcetines o patucos si hace frío Clic para tuitear

Lo mejor para el bebé que gatea es estar descalzo, o con unos calcetines o patucos si hace frío (calcetines gordos si hace mucho frío). Esto para estar dentro de casa. Cuando sale de casa, podéis ponerle un calzado blandito y ligero, que le abrigue (a los padres les resultan muy monos los zapatos del bebé), pero que sienta como si no los llevara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *